cómo crear una tienda online y no perder más ventas

Diseño de tiendas online

Quiero contarte la (terrible) historia de cuando monté mi primera tienda online, y qué pasó con ella.

Tengo un amigo que se llama Fran.

La verdad es que no me acuerdo cuándo lo conocí exactamente, pero ya hace muchos años.

Fran es la mítica persona más tozuda y pelma que una mula. Cuando se le mete algo en la cabeza no para hasta conseguirlo. Y no, no me refiero precisamente a negocios.

Pero créeme, es muy pesado. Si quiere algo, te manda emails, WhatsApps, te llama… un acoso constante.

Resulta que al acabar de estudiar Fran y yo abrimos unos perfiles sociales y gracias a su extrema pesadez llegamos a ser una especie de influencers de naturaleza. Sí, subíamos imágenes de paisajes y a la gente le encantaba.

Y si no le encantaba, pues Fran escribía por privado a centenares de personas hasta que daban al like. De aquella, Facebook aún dejaba tener perfiles a lo que ahora son páginas y eso nos daba mucha más capacidad.

Se me ocurrió una idea.

¿Por qué no aprovechar a toda esa masa de gente para sacar unos euros con una tienda online?

Me puse manos a la obra.

Tardé una semana en comprar el dominio y el hosting. Entre tanta oferta, ¿cuál será el óptimo para mi tienda online?

Me llevó más de tres semanas elegir el tema de WordPress y los plugins a instalar. Me dejé una pasta y la mitad no valían.

Casi unos dos meses estuve para escribir los textos, optimizar las fotos y diseñar la página.

¿Y sabes que también hay que adaptarla a móviles?

Bueno. Que me llevó casi cuatro meses publicar una puñetera tienda online.

¡Y aún no hemos hablado de cómo me van a pagar los clientes!

El caso es que estaba eufórico, era una gran oportunidad de demostrar que sabía vender y, por qué no, ganarnos la vida por Internet.

Pasaban las horas, los días, las semanas desde que publicamos la página web. Y día tras día comprobaba con lástima que esas pocas visitas no subían. No conseguía clientes. Mi web no era rentable. 

Aún teniendo tanta gente en las redes sociales.

¿Qué pasa? ¿Qué hago?

Me había leído muchos blogs que ya de aquella hablaban de marketing y comercio online. Había aplicado las técnicas que recomendaban los gurús del momento. ¡Hasta me apunté a esas primeras newsletters que enviaban!

Te confieso que me llevó tiempo darme cuenta de lo que pasaba.

Tiempo y experiencia que he ganado durante los últimos años creando y optimizando páginas web.

Ese tiempo que muchas otras personas no tienen para esto, para mí fue parte fundamental de mi actual negocio.

No tenía en cuenta la velocidad de la web. Tardaba muchos segundos en cargar y los usuarios se marchaban.

No había optimizado las imágenes. Eran demasiado grandes, la web pesaba mucho.

No entendía de combinar tipografías y colores. Parecía un cuadro abstracto, el visitante no sabía donde hacer clic.

No sabía qué complementos comprar. Me fié de lo primero que había leído y el puzle no encajaba.

No conocía los secretos de la escritura persuasiva, del blog y ni del SEO. Era invisible para Google.

La verdad es que me harté y lo dejé de lado.

“Si estoy haciendo todo lo que leo por ahí, me estoy esforzando en subir las mejores fotos de la cámara, en combinar los colores lo mejor que puedo, en instalar los complementos más caros… ¿Qué más puedo hacer?”

Pero aquella web tenía una difícil solución.

¿Cómo es que nadie me encontraba en Google si todo el mundo ya usaba internet?

¿Cómo es que la gente que me visitaba desde las exitosas redes que administrábamos no compraba?

Lo que me pasaba a mí le pasa a muchos de los emprendedores de hoy en día cuando deciden abrir su tienda online.

La solución no pasa por dar palos de ciego dejando cientos de horas en diseños estériles o comprando las herramientas de los “triunfadores” de turno, que cobran una comisión por vendértelas.

La mayoría de negocios que quieren vender online no están tan lejos de poder llegar a su objetivo.

El comercio electrónico es un mercado que no para de crecer.

Te pongo un ejemplo, según el INE menos del 5% de las empresas de menos de 10 trabajadores venden online, mientras que los datos indican que más de la mitad de la población realizó compras en línea el año pasado.

Y sí, es cierto que Amazon ocupa una parte muy importante de este mercado, pero ni lo ocupa totalmente ni tampoco es líder en todos los sectores del comercio.

Para muchos negocios, por razones económicas, de branding (marca personal o empresarial) o de estrategia, Amazon u otras plataformas similares no son la mejor opción para vender por internet.

¿Por qué vas a regalar parte de tu beneficio por estar en una plataforma dónde tus propios competidores te ocultan?

En internet hay muchas, muchísimas oportunidades. Y nada indica que se vayan a acabar, más bien al contrario. Cada vez buscamos, comparamos y compramos más por internet.

El comercio tradicional va a menos en muchos sectores.

No es que me parezca bien, simplemente es así.

Puedes dar la espalda a esta realidad y que tu competencia se posicione en el mercado online.

Puedes publicar un sitio y depender de la suerte que haya en ese momento.

O puedes actuar.

Si no quieres dejar el camino libre a quien no tiene mejor propuesta de valor que tú pero se lleva a tus clientes o no depender de la fortuna, seguro que te interesa lo que te voy a ofrecer.

La oportunidad de ter una tienda online optimizada, rápida y rentable es posible si sabes cómo.

Ahora te lo explico, pero antes párate un momento y piensa:

¿Cuántas ventas estás dispuesto a perder por no montar una tienda online?

¿Qué consigues con mi servicio de diseño de tiendas online?

El desarrollo de una página web es un proceso vivo e interactivo entre tú y yo.

Primero me presentas tu idea con toda la información sobre tu negocio, tu producto y tu cliente. Tengo que conocerlo como si fuera mío.

A continuación, realizo un análisis estratégico, defino un plan de acción y te traslado una propuesta para que la estudies.

Por último, ejecuto el diseño y las revisiones hasta que todo encaje.

Ten en cuenta que, por lo menos, debemos hacer dos reuniones lo extensas que hagan falta. Una a la hora de presentarme tu idea y otra a la hora de terminar el proyecto. Pueden ser por teléfono, aún que a mí me gusta más por vídeo-conferencia.

Cómo generar ingresos desde tu tienda online, aunque estés esquiando en Andorra

Vale, muy bien. ¿Y la web exactamente cómo va a ser?

Una página web con tienda online está compuesta de la parte técnica, que incluye optimizaciones, velocidad y seguridad.

Luego están los contenidos, que te posicionarán en Google, te darán autoridad ante tu potencial cliente y serán fundamentales a la hora de vender.

A continuación, está el diseño. El envoltorio con el que presentamos tu valor de la manera más atractiva posible.

Por último, optimización para SEM, para la publicidad, para los anuncios de toda la vida. Hasta recibir visitas orgánicas va a ser útil para tu negocio aprovechar el potencial de la publicidad online.

En concreto

¿Me dejo algo? Depende de las necesidades de tu proyecto. Los complementos personalizados los estudio caso por caso.

Y además…

¿Sabes que estas herramientas son las mismas que yo utilizo en mis proyectos? No instalaría nada que no haya probado previamente.

¿Realmente voy a nadar en billetes gracias a que me diseñes una tienda online?

No.

A ver.

Si no vendes en internet vas a permitir que tu competencia se posicione mejor que tú en el canal online.

Si vendes en Amazon pagarás comisiones por cada mísera venta a alguien que no hace nada por ti.

Si tienes una web, tú tienes en control para el fracaso o el éxito.

Piensa que eres tú quien debe tener claro su producto y su cliente ideal. Dependemos de tus capacidades.

Ningún diseñador te puede garantizar miles de euros de facturación sin valorar la competencia.

Ningún SEO te puede garantizar ser el número uno en Google para cualquier búsqueda.

Ningún especialista en SEM te puede garantizar anuncios que conviertan a muchos por pocos céntimos.

Ningún copywriter te puede garantizar que tus textos harán clientes al 100% de tus visitas.

Lo que te puedo garantizar es una página funcional y optimizada, pensada para tus necesidades y para tu cliente.

Eso sí, te comento que yo no ofrezco servicios de SEO o SEM.

No te vendería nada en lo que no soy experto. Lo que sí te puedo decir es que la web quedará técnicamente preparada para que un profesional en la materia lo lleve a cabo.

¿Saco algo más de este servicio de tiendas online?

Si tienes alguna pregunta...

¿Esto me sirve si vendo cualquier tipo de producto?

Tengas el producto de tengas hay ciertas características que debe tener una página que son comunes a todos.

Dicho esto, no soy especialista en todos los mercados. Por ejemplo, si necesitas posicionar un micro nicho muy competido con afiliación de Amazon que necesite una agresiva estrategia de Linkbuilding, debes buscar otros profesionales que saben más que yo del tema.

Si tienes dudas, las analizamos en la primera reunión.

¿Este servicio tiene algún límite?

Está limitado por tres cuestiones diferentes:

El tipo de producto a la venta. La solución que propongo vale para la mayoría, pero no para todo el mercado. Si no encaja, no pasa nada, tan amigos.

Las necesidades de la página web. Si WordPress no es suficiente o no es lo mejor para el plan estratégico de tu página web, yo no podría abordarlo. Estoy especializado en WordPress y en él desarrollo mis proyectos.

La demanda. Solo acepto entre uno y dos proyectos al mes. Es la única manera de poder garantizar la calidad en los mismos.

La reuniones contigo, ¿Cómo son?

Son individuales, tú y yo, preferiblemente por vídeo-conferencia.

¿Por qué ofreces tiendas online y no otro tipo de producto?

Primero porque el comercio electrónico no para de crecer en número y en cantidad. Cada vez se compra más, cada vez se compra más desde móviles y cada vez se utilizan más nuevos métodos de pago.

No creo que sea una sorpresa para ti que te diga esto, la verdad.

Segundo porque curiosamente los emprendedores y microempresas (menos de 10 trabajadores) carecen mayoritariamente de tienda online.

Y tercero, no me importa decirlo, porque es un servicio rentable que me permite pagar las facturas.

¿Es una buena inversión?

Si quieres empezar a vender productos gracias a una página web, no te apetece tener que pagarle las comisiones a Amazon y no vas a permitir que tu competencia se posicione por encima, sí.

Ofrezco mis conocimientos adquiridos durante los últimos años para que no tengas que pasar por el camino que yo he recorrido desde que hice mi tienda con mi amigo Fran, ¿te acuerdas de lo que te he contado antes?

Piensa que, dependiendo del precio de tu producto, puede que con unas pocas ventas ya hayas rentabilizado la inversión.

A partir de aquí, solo tú puedes decidir.

Déjame ayudarte a crear tu tienda online y no pierdas más ventas

· Descarga ahora la masterclass gratis ·

Las claves de una web profesional y rentable

Responsable:

Anxo Sánchez García (yo mismo).
Tlf: (+34) 678 373 399.
Email: info(@)anxosanchez.com.

Finalidad:

Gestionar, atender y responder las solicitudes de información o cualquiera comunicación hecha a través de este formulario.

Legitimación:

Consentimiento del usuario que hace uso de la herramienta.

Destinatarios:

Los datos que me envías están almacenados en los servidores de Raiola Networks. Puedes ver aquí  su política de privacidad.

Derechos:

Puedes acceder, rectificar y suprimir tus datos.

Más información:

Échale un vistazo a mi política de privacidad.

Anxo Sánchez en formato tablet