Descubre los textos legales que debe tener tu web y evita las sanciones

(Votos: 2 Promedio: 5)

Desde que entrase en vigor el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) el 24 de mayo de 2016 y que su cumplimiento fuese obligatorio desde dos años después hasta nuestros días, los sitios web deben incorporar una serie de textos legales para informar a los usuarios lo que se hace con sus datos.

De lo contrario, los responsables de estas páginas web podrían incurrir en sanciones previstas por el reglamento.

Si te preguntas: ¿qué textos legales son necesarios para que mi web cumpla el RGPD? Te voy a explicar en qué consisten.

El aviso legal

El aviso legal es el documento mediante el que el propietario del sitio web queda identificado. Es el texto en el que, esencialmente, te identificarás ante los visitantes de tu página haciendo públicos unos datos, de conformidad con la Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico.

El aviso legal deberá estar ubicado en una zona de la página web accesible desde cualquier lugar de la navegación: lo más normal es ubicarlo al pie de página, pero también podrás poner algún enlace al texto desde un menú que esté visible todo el tiempo.

Los datos que deberás publicar en tu aviso legal son:

  1. Tu nombre completo o tu denominación social, dependiendo de si actúas como una persona física (particular o autónomo/a) o como una persona jurídica (empresa).
  2. Tu domicilio o la dirección de alguno de tus establecimientos, si actuases en calidad de empresa.
  3. Modo de contacto, que puede ser indistintamente una dirección de correo electrónico o un número de teléfono: en definitiva, un método para que los visitantes de la página web puedan ponerse en contacto contigo.
  4. Datos de inscripción en el Registro Mercantil si actuases en calidad de empresa.
  5. Tu número de identificación fiscal, CIF o NIF, según corresponda.

Adicionalmente, si siendo propietario de una página web ejerces algún tipo de profesión regulada (arquitecto, abogado, doctor…) también deberás proporcionar tus datos identificativos como profesional, es decir:

  • Titulación académica en vigor.
  • Número de colegiado y colegio profesional.

La pertenencia a este tipo de colectivos profesionales trae consigo una serie de obligaciones deontológicas, las cuales deben también ser informadas o, en su defecto, proporcionar una referencia de consulta al visitante de la página.

Y, por último, si en tu página web tienes precios publicados porque gestiones un eCommerce, deberás incluir información clara y precisa indicando si incluyen IVA u otros impuestos, así como dejar muy clara tu política de gastos de envío.

La política de privacidad

La política de privacidad es un texto que define cómo se tratan los datos personales recopilados en el sitio web. Será algo normal en cualquier página que tenga algún área privada donde los usuarios registrados tengan que dejar algunos de sus datos como parte del proceso de alta, o si simplemente tienes una lista de suscriptores a quienes envíes boletines informativos por correo electrónico.

Estos datos pueden ser nombres, apellidos y direcciones de correo o números de teléfono, y debes saber que el RGPD es muy estricto en relación al tratamiento de esta información personal.

El texto de la política de privacidad también debe estar accesible desde cualquier lugar de la navegación de la página, siendo habitual ubicarlo tanto al pie de página como al final de los formularios de contacto.

En él, tendrás que informar sobre:

  • La existencia del fichero donde estén guardados los datos de tus usuarios o clientes.
  • Quién es el titular del fichero, tanto si eres tú mismo como si es otra persona o entidad.
  • Para qué se han recogido los datos, es decir, la finalidad exacta de haber recopilado toda esta información.
  • Qué derechos asisten al usuario en materia de acceso, rectificación, cancelación u oposición a estos datos (derechos ARCO).

El RGPD también recalca la necesidad de recopilar solo los datos estrictamente necesarios. De hecho, deberás informar sobre si tales datos serán cedidos a terceros o no y, en cualquiera de los casos, deberás contar con el consentimiento expreso de los usuarios.

La política de cookies

Las cookies son unos ficheros de datos que las páginas web envían a los navegadores cada vez que se produce una visita. Suelen utilizarse para recordar accesos, algo útil para cargar más deprisa páginas web visitadas con mayor asiduidad, y para conocer hábitos de navegación, algo muy común para la publicidad digital dirigida.

Sea como fuere, el uso de las cookies también está regulado por el RGPD, de modo que el usuario debe poder elegir qué cookies instala. Se recomienda configurar avisos emergentes (pop-ups) de cookies para dar al visitante la posibilidad de aceptarlas, rechazarlas o configurarlas a medida.

Además de estos avisos, será necesario redactar un texto expreso que esté en algún lugar visible de la página web y que informe sobre:

  • Los tipos de cookies que utiliza el sitio web, la finalidad de su instalación y el modo en el que vayan a usarse.
  • La forma en la que el usuario vaya a reflejar su consentimiento del uso de las cookies.
  • El modo en el que el usuario puede revocar el consentimiento de las cookies aceptadas y eliminarlas de sus navegadores.

Los términos y condiciones

Este último texto legal solo será necesario si en tu página web comercializas algún tipo de producto (eCommerce). Si quieres saber ¿cuáles son los textos legales para mi tienda online?, debes contar siempre con éste.

En el apartado de términos y condiciones deberás reflejar la política por la que se rijan todas las transacciones que realicen los usuarios de tu tienda online, incluyendo entre otros:

  • Métodos de pago válidos.
  • Almacenamiento de medios de pago electrónicos.
  • Plazo de validación y de entrega del pedido.
  • Derecho de desistimiento.
  • Garantía y condiciones de devolución.

Formularios de contacto

Por último, debes saber que todos los formularios con los que los usuarios de tu página web puedan comunicarse contigo deben incorporar una aceptación de la privacidad y un pequeño aviso. También los formularios de suscripción a listas de correo.

Solo así te estarás cubriendo las espaldas frente a posibles sanciones por no cumplir con el RGPD.

Los últimos artículos

Deja un comentario



2 comentarios

  1. Hola!
    Interesante la explicación. Me gustaría añadir que además de todo lo que dices, la información debe de estar en el idioma del usuario (si no es así, la ley entiende que el usuario no está bien informado y no puede tomar decisiones sobre lo que acepta o no, correctamente). Y aparte del idioma, las leyes deben de ajustarse al lugar desde donde te esté visitando el usuario y a su edad. Por todo ello, los textos no pueden ser un «copia pega» sino que tienen que ser dinámicos. ¿Conocéis algún Widget que cumpla todo esto y sea 100% legal? Una pista… ¡Lex 4Web!

    Responder
    • Buenas I.G.N. Tienes toda la razón. Hay que adaptar los textos a la web y al idioma, no vale ir a cualquier otra página y copiarlos. Gracias por la sugerencia y buen día!!

      Responder

· Descarga ahora la masterclass gratis ·

Las claves de una web profesional y rentable

Responsable:

Anxo Sánchez García (yo mismo).
Tlf: (+34) 678 373 399.
Email: info(@)anxosanchez.com.

Finalidad:

Gestionar, atender y responder las solicitudes de información o cualquiera comunicación hecha a través de este formulario.

Legitimación:

Consentimiento del usuario que hace uso de la herramienta.

Destinatarios:

Los datos que me envías están almacenados en los servidores de Raiola Networks. Puedes ver aquí  su política de privacidad.

Derechos:

Puedes acceder, rectificar y suprimir tus datos.

Más información:

Échale un vistazo a mi política de privacidad.

Anxo Sánchez en formato tablet